lunes, 9 de febrero de 2015

EL CANAL DE PANAMÁ: MONUMENTAL EJEMPLO DE MANTENIMIENTO A LO LARGO DE MÁS DE 100 AÑOS

   Todos hemos oído hablar del Canal de Panamá, ese milagro de la ingeniería moderna que permitió la conexión del Océano Atlántico con el Océano Pacífico por medio de sistemas hidráulicos nunca antes visto. El indetenible avance del desarrollo en medio de un ambiente tan hostil que se cobró la vida de miles de trabajadores. Y si esto es sorprendente, mucho más sorprendente es saber que gran parte de la estructura actualmente activa del Canal de Panamá, es la originalmente instalada. Conozcamos un poco más de esta maravilla moderna, de la mano predictiva21.com. El vivo ejemplo de que toda construcción por más colosal que sea, sólo sobrevive con el mantenimiento adecuado y continuo.
   Gerardo Trujillo / Noria Latín América
   El sueño de todos los gerentes de mantenimiento y contabilidad de la industria es tener un Director general o CEO que se interese en el mantenimiento, que lo soporte y le asigne su real valor en la organización. Para quienes trabajan en el Canal de Panamá, esto no es un sueño, sino una realidad que hace posible que esta maravilla tecnológica de la humanidad se mantenga operando por 100 años (con muchos de sus elementos originales en funcionamiento) y que aspire a sostener esta operación por otros cien más.
   El Administrador del Canal de Panamá (CEO) el Ing. Jorge Luis Quijano es un apasionado del mantenimiento y en sus venas corre la adrenalina que esta profesión genera. Sus orígenes en el Canal de Panamá se remontan a estas actividades y narra con especial entusiasmo las mejoras que se han implementado para proactivamente eliminar defectos y cómo la tecnología ha sido parte importante en el mantenimiento sostenible de estas instalaciones y sus equipos.
   Era imposible ocultar su orgullo cuando en la conferencia magistral de apertura del II Congreso de Mantenimiento del Canal de Panamá narraba la importancia del monitoreo de condición, el laboratorio de análisis de lubricante, la reingeniería de las locomotoras,  los recubrimientos de las compuertas y las miles de horas de entrenamiento dedicadas al personal de mantenimiento para llevar a cabo esa titánica labor. Máquinas únicas y equipos para los cuales ya no hay repuestos son solo algunos de los problemas con que deben trabajar estos profesionales y siempre encuentran la solución. ¿La clave? Una empresa comprometida a la conservación de sus activos de manera sostenible desde la cabeza de la organización.
   Los retos a los que ahora el Canal de Panamá enfrenta como empresa pública son mayores debido a la majestuosa obra de ingeniería que representa la apertura del tercer juego de esclusas con dimensiones de 427m x 55m por 18.3m de profundidad, para dar paso a los Neo Panamax (barcos de mayor capacidad que en  las escusas actuales no podían pasar por limitaciones en dimensiones). Gestionar adecuadamente estos activos significa un compromiso mayor que se enfrenta con decisión y estrategia de la mano de la mejor gente, la preparación, aliados y socios de conocimiento y soporte.
   El soporte del Ing. Quijano ha dado lugar a la creación del Círculo de Mantenimiento (CIMA) donde especialistas del Canal de Panamá interactúan de manera regular para resolver sus problemas y buscar mejoras proactivas a sus retos. De esta iniciativa salió también la idea del Congreso de Mantenimiento del Canal de Panamá, que recién celebró su segunda edición en agosto 27-29 del 2014. El objetivo tema del Congreso fue “La Inversión en Mantenimiento: Clave para la Competitividad y Sostenibilidad” .
   Lo impactante (para muchos de nosotros) es que no sólo se dio el apoyo para este evento, sino que el Administrador del canal de Panamá participó directamente con su ponencia, habló con los medios acerca de la importancia, dio entrevistas, compartió y conversó con el personal asistente y los conferencistas y refrendó su compromiso para continuar dando soporte al mantenimiento para el logro de la confiabilidad y los objetivos del Canal de Panamá y del país.
   Algo que debo reconocer en la organización de este congreso es que no solo se incluyó al personal del Canal de Panamá, sino que se hizo abierto al público en general. Participaron profesionales de varias industrias panameñas y también hubo participantes de otros países que aprovecharon la oportunidad de aprendizaje y la fabulosa visita técnica que se organizó para visitar los trabajos de mantenimiento de la esclusa de Miraflores para recuperar el sello en las compuertas y mantenimiento de válvulas.
   Tuvimos la oportunidad de caminar por la cámara seca y asomarnos a las válvulas que permiten el paso del agua del Lago Gatún para el llenado de las esclusas. ¡Oportunidad que pocas veces estará disponible y que teníamos que aprovechar!
   Desde hace más de 10 años he tenido la oportunidad de colaborar con el Canal de Panamá en la preparación del personal en el área de lubricación y análisis de lubricante y cada vez me siento más identificado con esta organización y comparto el orgullo de quienes allí trabajan.
   Durante la cena especial ofrecida por el Ing. Quijano en el centro de visitantes de las esclusas de Mirafl ores, su mensaje siguió congruente y motivador. Junto con el Ing. Abdiel Pérez Gerente de Mantenimiento de Esclusas y Presidente del Congreso, reiteraron su compromiso para continuar con este evento anual como pilar de la estrategia del Canal de Panamá. Mientras ellos hablaban en mi mente no dejaba de dar vueltas la misma idea:“Necesitamos muchos Jorge Luis Quijano en nuestras industrias, necesitamos de su visión y necesitamos inspirarnos en él para lograr contagiar a las organizaciones de estas ideas que no solo son de discurso, sino de compromiso y participación”.
   Gracias al Ing. Quijano por darnos este ejemplo, gracias al Canal de Panamá por su confianza y
gracias a ustedes por leer esta reflexión. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario